EL CASO BITSO, bajo la regulación de la Ley Fintech y el Marco de Gibraltar.

 

El pasado 19 de Julio amanece en los encabezados financieros, la noticia de que la firma mexicana de  servicios financieros BITSO de más de 500,000 usuarios, la cual opera tecnología de cripto-monedas, contará con una licencia de cripto-monedas internacional.

 

La licencia fue otorgada a BITSO por la Comisión de Servicios Financieros de Gibraltar (GFSC). Gibraltar se ha posicionado como uno de los territorios a la vanguardia en regulación de tecnología financiera debido a la flexibilidad de su marco regulatorio, el cual cuenta con 9 principios aseguran comprender las necesidades de  modernidad, innovación y  seguridad en los negocios.

 

La noticia es un referente y parte-aguas en el mercado de criptomonedas, en primer lugar por ser la primera empresa latinoamericana en su tipo en obtener una licencia internacional. Lo cual en cierta medida incentiva y genera el interés en el mercado para que instituciones similares busquen regulaciones más avanzadas, y la mejora de sus prácticas. Por otro lado genera la certidumbre en potenciales usuarios para invertir en los citados valores virtuales al tener ya la aceptación de otras casas de intercambio de criptomonedas de renombre como la Huobi con sede en Singapur.

 

La noticia puede causar sorpresa a poco más de un año de la publicación de la Ley Fintech en México, la cual regula a las instituciones de tecnología financiera para temas pagos electrónicos, financiamiento colectivo y activos virtuales. Con vello viene la siguiente interrogante.

 

¿Qué regula entonces la Legislación Mexicana?

 

Bitso al ser una empresa mexicana, no dejará de ser estar obligada a cumplir con Ley Fintech en todo cuanto refiera a la interacción con pesos mexicanos. Es decir, que si existiere alguna transacción por parte de las instituciones de tecnología financiera en México que comprenda pesos mexicanos, ya sea a través de pagos electrónicos (SPEI) o financiamientos en efectivo deberá acatar dicha ley.  Cabe mencionar que BITSO continúa en el periodo transitorio para convertirse ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en una Institución de Fondo de Pago Electrónico, mismo que vence el próximo 25 de septiembre

 

Por otro lado, podrá acatar las disposiciones de la GFSC en lo que refiera a los servicios relacionados con el uso de criptomonedas dentro de su plataforma.

 

Esto es posible ya que la Ley Fintech en materia de criptomonedas únicamente regula en términos generales  el uso de  los activos virtuales de las instituciones, sin embargo no aborda de manera directa la utilización y transacciones de criptomonedas entre particulares.

 

La intención de Bitso es aprovechar las oportunidades legales que le permitan avanzar en la confianza con los usuarios pero que paralelamente le otorguen la flexibilidad para operar.

 

Vivimos en una era donde el motto de los negocios es “Muévete rápido y rompe las cosas”. Esto es que la economía y las dinámicas de la riqueza avanzan a un rítmo sin precedente. Por esta razón es que empresas como BITSO no pueden permitirse esperar a que las cámaras legislativas se pongan de acuerdo o que el marco legal sea perfecto. Aunado a ineludible latencia de la globalización, las empresas y los emprendedores de todo el mundo no esperan a que las cosas se muevan para poder avanzar, el camino lo trazan en la marcha, sea en México o en Gibraltar.

Lic. Daniel Elizalde Mireles

 
Manuel Molina